En el 2048 no habrá peces en el mar

© FAO - Kurt Arrigo

Respecto al calentamiento global ocurre algo similar que con la inteligencia artificial. Además de los incendios forestales, las sequías, el deshielo de glaciares y la extinción masiva de muchas especies, hay datos concretos desde hace casi 10 años que indican que la vida en los océanos corre serios riesgos a corto plazo.

Hay opiniones encontradas sobre el verdadero impacto del calentamiento global en nuestro planeta. Pero desde el ámbito científico, ese ámbito que tenemos completamente olvidado en toda política o siquiera discurso que persiga una idea de progreso y solamente recordamos cuando las papas queman, como durante la pandemia, hay datos concretos. Datos, no opiniones.

Los científicos son tajantes: para el año 2050 habrá más plásticos que peces en el mar.

Según los últimos informes de la FAO y Oceana, corremos el riesgo de que en el año 2048 no haya peces en los mares.  

Manuel Barange, director de Pesca y Acuicultura de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), declaró que las peores áreas de pesca ilegal son el Mar Negro, el Mar Mediterráneo, las costas de Chile y las de Argentina.

O sea que en Argentina sufrimos todas las consecuencias directas del CG: sequías, incendios forestales, extinción de flora y fauna de especies nativas y ausencia de control o siquiera intención de controlar la pesca ilegal en nuestras costas.

China, la China que nos compra soja y con la que coqueteamos políticamente, y otros 15 países en su mayoría asiáticos, fueron responsables de casi el 80 % de las capturas ilegales y descontroladas de peces.

Por las dudas que no quede claro, lo repito:

Si seguimos así en el 2048 no habrá peces en el mar

Me cuesta digerir que noticias semejantes pasen por nuestra mente con la velocidad de un click. Me cuesta digerir que después de leer semejante dato me preocupe más la formación de Boca el domingo que saber que no va a haber peces en los mares. Me preocupa que sea más importante si Messi vuelve al Barcelona, y ojalá que vuelva, que la destrucción total de la humanidad.

Creo que ante el tamaño de la evidencia lo único que queda por hacer es actuar, ser protagonistas del cambio necesario. Y exigir, porque hasta ahora lo único que nos proponen es “no mires arriba”.

© FAO - Kurt Arrigo
© FAO – Kurt Arrigo

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *