No mires arriba

Don´t look up, traducida en Netflix como “No mires arriba”, es una película protagonizada por Leonardo Di Caprio, en la que interpreta a un astrónomo, Randall, que acompaña a su alumna y también astrónoma, Kate, interpretada por Jennifer Lawrence, en la imperiosa misión de alertar al mundo sobre la inmediatez de la proximidad de un cometa que chocará contra el planeta Tierra y desatará el apocalipsis final.

El guion funciona por su base realista, porque todos sabemos que los principales medios masivos de comunicación no le dan importancia a la ciencia, sino a las noticias que miden buen rating. Por eso es tan gracioso (el clásico “me rio por no llorar”) que ante tamaña revelación científica lo único que los astrónomos consiguen es ser parte del show televisivo mediático con todos los matices bizarros que esto implica.

La actitud de indiferencia ante la noticia de la Presidenta de Estados Unidos, interpretada por Meryl Streep, es otro de los grandes aciertos del film. Más allá del hijo mamarracho que filtra reuniones con la presidenta, lo que “Don´t look up” refleja es la vara con la que los actores del poder miden la importancia de los hechos que ocurren.

Toda esta intro la hago a colación de dos temas que desde hace tiempo resuenan en todos lados y son decididamente alarmantes y urgentes: el calentamiento global y la Inteligencia Artificial.

A diferencia del cometa que va a chocar nuestro planeta en la película, el calentamiento global y la IA ya son temas instalados, son realidad, son el presente e inevitablemente agentes decisivos del futuro. Las declaraciones que surgen de personas de la talla de Stephen Hawking, Elon Musk, Bill Gates, Yuval Harari y Geoffrey Hinton deberían poner el tema en la agenda prioritaria de todos los gobiernos e instituciones poderosas del mundo, y por supuesto en la gente de a pie.

Entre los más optimistas está Bill Gates, quien sostiene que “en 18 meses la Inteligencia Artificial hará lo que no pueden hacer las computadoras: enseñar a leer y escribir”. El fundador de Microsoft desempeña desde hace años un papel de mega influencer con sus opiniones en temas de salud, tecnología y ciencia. Advirtió que “se requiere un trabajo conjunto entre gobiernos y sector privado para que la IA «no se salte de control».

Elon Musk fue determinante: “La IA será la causante de la Tercera Guerra Mundial”.

El científico británico Geoffrey Hinton, considerado “padrino” de la IA, considera que “Si hay alguna forma de controlar la inteligencia artificial, debemos descubrirla antes de que sea tarde”.

Antes de su muerte en el 2018, Stephen Hawking declaró en una entrevista con BBC: “Creo que el desarrollo completo de la inteligencia artificial podría conducir al fin de la humanidad”.

El prestigioso historiador Yuval Harari declaró hace pocos días: “El régimen nazi se basaba en tecnologías como los trenes, la electricidad y las radios. No tenían herramientas como la inteligencia artificial. Un nuevo régimen en el siglo XXI tendrá herramientas mucho más poderosas. Así que las consecuencias podrían ser mucho más desastrosas. Es algo a lo que no sé si la humanidad podrá sobrevivir”.

¿Se entiende ahora la analogía con Don´t look up?

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *