La imponente ballena franca austral

En Puerto Madryn, provincia de Chubut, todos los años entre Mayo y Diciembre se da un espectáculo único en el mundo por sus singulares características, la visita de cientos de ejemplares de ballena franca austral que se acercan a la costa para reproducirse y amamantar a los ballenatos.

De las más de 100 mil ballenas que vivían en los océanos Pacífico, Atlántico e Índico, la caza indiscriminada provocó que actualmente queden solamente unos 7 mil de estos mamíferos que evolucionaron para adaptarse a la vida en el mar.

Gracias a la conservación, la investigación y la posterior difusión del conocimiento se saben muchas cuestiones sobre su comportamiento que antes se ignoraban. Pero hay algunos datos específicos que aprendí visitando Puerto Pirámides, en la Reserva Península de Valdés.

Las ballenas son amistosas y curiosas. Un ballenato nace pesando entre 1000 y 1500 kilos y crece a razón de 1500 kilos por días durante sus primeras semanas de vida. Su madre puede llegar a pesar 47 toneladas y medir hasta 17 metros.

Cuando un barco intenta un avistaje este animal salvaje, imponente y dueño absoluto de su hábitat se acerca hasta estar al lado de los humanos, sale a respirar a la superficie y se deja apreciar interactuando ratos largos con sus visitantes humanos.

Si un niño llegara a caerse del barco, las ballenas no le hacen nada porque no tienen instinto depredador. Se alimentan de un diminuto camarón llamado krill, y no son capaces de tragar nada del tamaño de una pelotita de tenis.

La madre siempre está pegada piel con piel con su hijo. Suele posicionarse entre un posible peligro y el ballenato. Le enseña a actuar de manera independiente y no lo deja solo hasta que considera que está listo para la vida en el océano.

Los depredadores naturales de los ballenatos son las orcas, que solo consumen la lengua de la pequeña ballena.

Las ballenas no duermen. Descansan una mitad de su cerebro, y luego la otra.

Los saltos les sirven a las ballenas para comunicarse y para desprenderse de parásitos que tienen en sus callosidades. Las callosidades son las manchas blancas, y las tienen desde que nacen, aún se desconoce el por qué.

Los golpes de las aletas sobre el agua y el particular sonido de su canto lo utilizan para comunicarse en distancias de hasta 70 kilómetros.

Las gaviotas amenazan seriamente a las ballenas, porque las atacan provocándoles una cantidad enorme de lastimaduras en la piel de la cual se alimentan. Por evitar a las gaviotas las ballenas descuidan la alimentación de sus crías, quienes también son vulnerables a las gaviotas. Los ballenatos se estresan por la cantidad de picotazos e incluso pueden morir en consecuencia.

En Puerto Madryn desde la costa ya es posible ver ballenas, cientos de ballenas. Ya sea desde la ciudad, o desde la playa El Doradillo, o en Puerto Pirámides. Todos los años miles de turistas llegan a la ciudad para disfrutar este espectáculo que es único en el planeta. La ciudad creció gracias al turismo de avistaje de ballenas y lobos marinos.

Si tenes la posibilidad de vivir esta experiencia no dejes de hacerlo. Es el único lugar en el mundo en el que ocurre y una cosa es que te lo cuenten, pero otra muy diferente es estar a un metro de una ballena de 40 toneladas mientras tira agua, salta o pasa lentamente debajo de tu embarcación.

Para aprender más:

Artículos recomendados

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *