Mostrando: 1 - 3 de 3 RESULTADOS

Chela, el piano y los limones

Chela Nemoz

El jueves viví una experiencia que refuerza mi creencia de que tener un ikigai, una razón por la que vivir, nos permite tener una vida más fecunda cuando llegamos a viejitos.

Estaba hermoso, un poco fresco pero primaveral. El trabajo estaba tranquilo, y mi mamá me dijo “dice Chela que si queres limones vayas a buscarlos”. Le pedí a Juana, mi hija, que me acompañe y me fui hasta lo de Chela, frente al Parque Mitre, donde pasé mi infancia entera jugando al fútbol.

Cuando estaba tocando timbre la veo venir a Chela, caminando tranquila con el solcito de la mañana y una bolsa de frutas y verduras en cada mano. “Fui a la verdulería, pero estaba tan lindo que me di una vueltita”, me dijo. Chela tiene 85 años, es elegante, fina en sus modales, impecable.

Lien Chiao

Lien Chiao:»Acá compartir es muy importante, hay un corazón más grande»

“Martín, el chino”, me dijo un amigo que lo conoce porque le compra comida algunos mediodías. Pero Martín, el chino, no es chino, sino taiwanés. Claro que los taiwaneses se consideran los verdaderos chinos, y que muchos chinos sostienen que Taiwán les pertenece.

Más allá de las cuestiones históricas entre ambos países, contar algo de la historia de Martín me pareció interesante por un rasgo en particular que lo diferencia del resto de los “chinos” que viven en Olavarría y en cualquier otra ciudad argentina. Martín es altamente sociable, tiene amigos de acá, practica deportes con argentinos, toma mate, conversa y abre las puertas de su casa.

Javier Calamaro, Atahualpa Yupanqui y Hebe Rosell

Resulta que por estos pagos argentinos los Calamaro más conocidos son dos, pero resulta que los hermanos son cuatro. La mayor de todos ellos se llama Hebe Rosell y vive en México. Es musicoterapeuta, poeta y cantante. Hebe, la protagonista de esta historia, tenía en la década del ‘70 una banda de folclore, llamada Huerque Mapu, y habían editado un disco titulado “Montoneros”. Según contó desde el escenario Javier Calamaro, el 25 de Marzo de 1976, exactamente un día después de decretado el Golpe de Estado, Hebe tuvo que exiliarse junto con su marido y su hijo de 3 años.